Las representantes de las agrupaciones feministas que quedaron con vida, se lamentan por la pérdida de documentos históricos sobre el feminismo local. A su vez, conmemoraran la muerte de sus compañeras, Myriam Merlet, Magali Marcelin y Anne Marie Coriolan, Bautizando con sus nombres al campamento feminista internacional establecido a metros de la frontera entre República Dominicana y Haití. Esta iniciativa busca movilizar y transferir recursos a los haitianos. Entre los problemas que preocupan a sus organizadoras figuran la violencia sexual contra mujeres y niñas que viven en los campos instalados por las agrupaciones humanitarias. También preocupa la creciente trata de niñas y niños, un fenómeno que inquietaba a los organismos internacionales desde hacía varios años pero que luego del sismo ha renacido gracias a la confusión que reina en la isla.

Ver nota

NOVEDADES

Menús de configuración en el Panel de Administración

X