Comedores escolares y situación alimentaria bajo el COVID-19

Pobreza y desigualdad, Featured, Primera Infancia, Adolescencia y juventud, Educación

En América Latina, millones de niños, niñas y adolescentes concurren a diario a comedores escolares. La pandemia del Coronavirus, que obligó a suspender las clases en buena parte de los países de la región, exige por lo tanto políticas públicas que aseguren la situación alimentaria y nutricional de todas esas personas.
Pues, en efecto, una expresión de las múltiples desigualdades que coexisten en Latinoamérica ha sido transformar a la escuela en un espacio de alimentación, desplazando a los hogares (o, en el mejor de los casos, complementándolos). Así, la institución escolar cumple la doble función de educadora y creadora de hábitos alimenticios, como hemos explicado recientemente en una nota de debate de Equity for Children.

En muchos países estos comedores constituyen así la única o más importante instancia que tienen de consumir nutrientes y calorías fundamentales para su desarrollo y óptimo despliegue de facultades cognitivas y físicas. Por lo tanto, en vistas a la interrupción del ciclo lectivo y hasta tanto éste se restituya, debe garantizarse la provisión de alimentos para los sectores más vulnerables, destinando recursos y despliegues en territorio que puedan llevar en forma rápida y sin intermediarios la comida a millones de niños, niñas y adolescentes.

DEJE SUS COMENTARIOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

NOVEDADES

Menús de configuración en el Panel de Administración

X